viernes, 29 de abril de 2016

Inche Michimalonco, de Juan Gustavo León

La historia de Chile tiene muchas historias que merecen ser contadas individualmente, hechos, circunstancias, personajes, cuyas motivaciones para la acción conllevan un profundo sentido humano, que es la base de todas las historias que nos trae la literatura como imitación de la realidad. Sin embargo, esa enorme colección de hechos y personas, acumulados en más de 500 años de vida documentada, apenas si ha dado a la literatura tres o cuatro nombres que, inspirados en ella, han llevado dichas historias a la categoría de narración literaria, sembrando la historiografía con una documentada ficción que permite la existencia de la novela histórica o biográfica, que no es otra cosa que la narración de hechos ficticios enmarcados por un sólido contexto histórico que le da sentido de referencia y pertenencia.

jueves, 28 de abril de 2016

Yo simio, de Sergio Gómez

yo-simio.jpgEsta pequeña novela juvenil e infantil, de Segio Gómez, es una obra que permite reflexionar respecto de las cualidades humanas, de aquellas virtudes que nos parecen ideales y que se encarnan en personas reales como algunas de las presentadas en el relato. Del mismo modo, asoman con fuerza algunos de loss peores defectos humanos, como la discriminación, la agresividad y, sobre todo, el despectivo que tenemos con los animales.
Yo simio es la historia de un gorila que se encuentra en el zoológico de Santiago, vive encerrado, como todos los animales del lugar, pero a través de un relato en primera persona nos cuenta cómo se sentía en aquel sitio. Su gran duda era saber por qué estaba encerrado, qué delito había cometido, puesto que no lo sabía o no lo recordaba, su memoria siempre lo llevaba hasta la misma celda donde vivía enjaulado y muchas veces maltratado por sus cuidadores.